¿Existieron los Asesinos de Assassins Creed?

¿Existieron los Asesinos de Assassins Creed? después de ver la película de Assassin’s Creed me quedó la duda y busqué algo de información.

Diversos asesinatos de reyes, emperadores, funcionarios árabes y líderes religiosos conmosionaron a finales del año 1000 en el Medio Oriente. fueron las primeras señales de lo que se llamaría como la liga de asesinos u orden de los Hashashin.

La orden de los Hashashin o Asesinos

Se asume rápidamente que el origen de los asesinos eran los Nizarí, una secta religiosa ismaelita dirigida por el reformador Hassan Sabbah (1034-1124). Bajo sus órdenes se realizaron ataques selectivos contra quienes consideraban sus enemigos; sus miembros pasarían a la historia como los mejores asesinos del mundo.

Hassan construyó su relación con sus seguidores en bae a la gran promesa o doctrina: si luchaban y morían por Alá vivirían en el paraíso rodeados de placeres celestiales y terrenales.

Los asesiones empleaban la tortura y del asesinato para garantizar una total disciplina y devoción. Hassan les daba hashis para provocar una sensación de fuerza sobrenatural, antes de enviarlos a misiones suicidas, por eso el nombre de Asesinos se deribo de la palabra hashashin o fumador de hashi.

Las armas más utilizada por esta hermandad eran la cuchilla oculta y las flechas envenenadas. Fueron ellos quienes crearon la operación de “decapitación” una técnica utilizada por las agencias de inteligencias como la CIA.

Los Hashashin y Los Templarios

Muchos historiadores afirman que si hubieron muchos enfrentamientos entre estas dos ordenes, pero según algunos datos históricos la primera victima templaria en morir a manos de Los Asesinos fue El Conde Raimundo II de Tripoli. Una de las victimas cristiana más importante de Los Hashashins fue Conrado de Montserrat, rey latino de Jerusalem asesinado 1192.

El asesinato de un gobernador templario llevo a Los Templarios a emprender un ataque a Los Hashashins en uno de sus castillos sirios e imponerle un tributo anual de una dos mil monedas de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *