Los hijos del crepúsculo de Gilbert Hernández y Darwyn Cooke

Los hijos del crepúsculo es una historia que busca meter demasiadas historias en una sola y se pierde en la cantidad de información que desea contar y en muy pocas páginas para hacerlo.

Sobre los creadores de Los hijos del crepúsculo

Los hijos del crepúsculo es la primera colaboración de Gilbert Hernández (Palomar) y Darwyn Cooke (Batman: Ego). Aunque ya no volverán a trabajar juntos.

Darwyn Cooke, ya nos había presentado una genial gráfica en Catwoman y generó mucha expectativa en New Frontier de DC. Pero su principal aporte al mundo del comic es “para nosotros” la miniserie Minutemen, precuela de Watchmen. Conversando con algunos amigos reconsideramos incluir en la lista también las adaptaciones de las novelas negras de Richard Stark, Parker. De este último proyecto solo realizó cuatro volúmenes antes de morir.

Si, leyeron bien. Consideramos que Minutemen es mejor que New Frontier. Pero recuerden que es cuestión de gustos y colores.

Los hijos del crepúsculoSobre la trama de Los hijos del crepúsculo

La idea central de Los hijos del crepúsculo es la aparición de esferas de luz en un pueblo costero. Las esferas generan cambios radicales como tormentas que hacen volar bebes, rayos que dejan por momentos a los niños ciegos y un borracho que recuerda a medias como murieron sus familiares.

Una historia en la cual los personajes no recuerdan lo que pasa y obligan al lector a tratar de completar las piezas para entender que es lo que pasa. Pero el ritmo de lectura es demasiado rápido y nos perdemos en la falta de información.

Una idea interesante que parte de recursos repetitivos como las desapariciones, los amantes, los niños aventureros, el investigador odiado, el policía que no sabe lo que pasa, el padre que se culpa por la pérdida, etc. Pero que con el pasar de las hojas Los hijos del crepúsculo no llega a nada.

Si creíste que era suspenso, solo lo es en las primeras páginas y luego se vuelve una mezcla de diversas historias combinadas porque sí.

Sobre la gráfica de Los hijos del crepúsculo

Los hijos del crepúsculoSobre Darwyn Cooke, todo genial como siempre. Crea un pueblo lleno de gestos y movimientos que personifican muy bien la idea inicial de Hernández. Pero parece que la limitación de tiempo o económica le pasó factura a Hernández. Prefiero asumir que no fue un error narrativo el de recortar partes de la historia.

Recuerden que dedicarle más tiempo a la construcción de una historia para mejorar la narrativa es una cuestión de dinero. Por que si el artista decidió no dedicarle más tiempo por que debía invertir su tiempo en otro asuntos o no le daba la gana revisarlo, pudo utilizar un revisor narrativo.

Los hijos del crepúsculo es una historia interesante pero que si la dejas pasar no te sentirás mal. Debieron producirla en un formato más barato para no elevar el precio con la tapa dura. No lo merecía. Es la primera vez que veo un comic que tiene tan poca información que parece una película.

 

Modificado el 01 de Octubre gracias a los aportes de Guido Cuadros. Guido, está en mi lista una revisión de todos los trabajos de Darwyn Cooke para reevaluarlos y reafirmarme en mis gustos o darte la razón. Ahora lo que necesito es alguien que los importe 😉

2 comentarios sobre “Los hijos del crepúsculo de Gilbert Hernández y Darwyn Cooke

  • el 1 octubre, 2016 a las 5:01 am
    Permalink

    Estimado Luis, en esta ocasión me toca discrepar en varios aspectos con tu análisis, ya que más allá de opiniones y gustos (en los que cada quien tiene total libertad de tomar una postura respectiva), en la reseña has cometido una par de ligerezas que no se corresponden necesariamente con datos reales. Veamos:
    1.- No me parece que el pináculo creativo del maestro Darwyn Cooke (que a propósito, efectivamente ya no va a volver a trabajar con Gilbert Hernández… ni con nadie, pues falleció este 2016) sea la miniserie de los Minutemen. La considero una obra menor dentro de su bibliografía. Además, es una miniserie que forma parte de un macroevento de varias miniseries (Before Watchmen) en las que participaron decenas de autores, y cuyo objetivo principal, muy alejado del netamente artístico o creativo era redituar corporativamente con la explotación de la ”marca” Watchmen (obra completa en sí misma que no necesitaba ningún tipo de anexos hechos por terceros, más allá de sus creadores originales Moore & Gibbons). Las obras cumbre de Cooke, a mi parecer -y en esto coincido con casi toda la crítica especializada del orbe- son DC: La Nueva Frontera (una visión personal y propia, estética y narrativamente, de toda la mitología del vasto Universo DC) y la serie de adaptaciones de las novelas negras de Richard Stark, PARKER, de la cual realizó 4 volúmenes y pensaba seguir haciéndolo (lo sorprendió la muerte). Si bien este punto es aún un tema de gustos y opiniones (no de hechos), me parece que hubiese sido mejor indicar que Minutemen es tu obra preferida, más allá de calificarla como su mayor aporte al noveno arte.
    2.- En este punto sí hay un tema de hechos (más allá de opiniones) en los que me parece que caíste en inexactitudes. Cuando mencionas que ”parece que a Gilbert Hernández la limitación de tiempo o económica le pasó factura”. Gilbert Hernandez (que comienza su carrera en los cómics a inicios de los 80’s), ya tiene, desde hace décadas, un estatus de leyenda viviente del cómic, todos los premios y reconocimientos habidos y por haber en el mundo entero, y definitivamente ya no hace cómics por urgencias económicas, puede embarcarse en el proyecto que desee y hacer los cómics que le de la gana, pues a nivel económico seguramente ya tiene la vida asegurada. Darwyn Cooke también alcanzó (muy posteriormente a Hernández) un estatus de leyenda del medio, y también podía darse el lujo de realizar sólo los proyectos que él desease. De hecho, fue él quien le propuso a Hernández que le escriba un guión para que lo ilustrase (así nació ésta obra). A lo que voy es a que el tema de ”limitación económica” no aplica por ningún lado en este caso, se trata de dos autores consagrados que ya no necesita(ba)n de las ventas de sus cómics más recientes para subsitir. Entiendo tu punto, siguiente tu enfoque de que la obra no te gustó o te parece muy floja, se podría quizá decir que le ganó el desgano, la desidia, etc. pero lo económico no tiene nada que ver. Es como decir (un ejemplo): ”la última novela de Vargas Llosa es floja, seguro un apuro económico le pasó factura”. Obviamente se puede opinar lo que uno desee sobre la última novela de este autor, pero sería ingenuo pensar que Vargas Llosa depende de las ventas de su última novela para subsistir. Y lo mismo con el tiempo.
    3.- Por último, si bien estoy de acuerdo en que The Twilight Children es una obra menor en la bibliografía de ambos autores, quería comentarte que los guiones de Hernández no son tradicionales, ni tienen una estructura lineal, una comparación válida son las películas de David Lynch, allí tampoco vas a ver tramas lineales o que todo cierra redondito, que todo se explica etc. No son tan racionales, sino que a veces se enfocan más en lo emocional en sí, si lo analizas de una manera tradicional, no vas a adentrarte en la atmósfera de sus mundos usualmente calificados como ”real-maravillosos”.
    Saludos a toda la #ManchaTabera, I Believe #MeHacesLaTaba.

    Respuesta
  • el 5 noviembre, 2016 a las 10:47 pm
    Permalink

    Yo tengo los 4 tomos de PARKER en stock por si te interesan, no hay necesidad de importarlos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *